El legislador criticó el “apuro” oficial para designar los miembros del Tribunal Fiscal de Apelación. “Institucionalizará la desprotección de los contribuyentes”.

“La conformación del Tribunal Fiscal de Apelación es una medida trascendente que involucra a todos los tucumanos. Por lo tanto es una aberración que lo resuelva un gobierno en retirada y una legislatura en la última sesión de su mandato”, consideró el legislador radical Fernando Valdez.
De este modo, sentó su postura ante el envío del gobernador José Alperovich para que la Cámara apruebe los pliegos de los actuales ministro de Economía Jorge Jiménez, el fiscal de Estado Jorge Posse Ponessa y el legislador José León, para conformar el mencionado tribunal, que será conformado por primera vez, desde que se lo creó por la Ley Tributaria de 1979.

“Durante los 12 años que estuvo en el poder, Alperovich dejó que la función de apelación de parte de los contribuyentes contra las arbitrariedades de la Dirección de Rentas sean resueltas por su ministro de Economía. Ahora que está a días de dejar el poder, quiere que Jiménez conserve esta función, pero desde el Tribunal Fiscal de Apelación. Esto no es ni más ni menos que la institucionalización de la desprotección de los contribuyentes, que sufrieron en esta década larga una presión fiscal asfixiante. Y por supuesto, es una desnaturalización de un tribunal pensado como garantía de imparcialidad para los ciudadanos”, resaltó Valdez.

El parlamentario, quien fue reelecto por el Acuerdo para el Bicentenario, consideró también que este apuro revela que hay un quiebre entre el gobernador saliente y el gobernador electo: “Evidentemente, Alperovich quiere marcarle la cancha a Manzur y dejar colocado en altos cargos a sus fieles servidores. Por lo visto, el gobernador está dispuesto a hacer daño hasta el último minuto de su mandato”, finalizó.

Alperovich está dispuesto a hacer daño hasta el último minuto de su mandato

Deja un comentario

X